La dieta equilibrada


Cuando hablamos de dieta equilibrada nos referimos a la cantidad necesari

a de alimentos que necesitamos las personas para conseguir un estado nutricional óptimo, es decir, ese tipo de alimentación que contiene cantidades suficientes de calorías para llevar a cabo los procesos metabólicos y de trabajo físico a lo largo del día, y nutrientes, como las proteínas, los minerales o las vitaminas, que son esenciales para el crecimiento y desarrollo de nuestro organismo en cada etapa de la vida, y nos previenen de deficiencias o excesos ndieta-equilibrada-300x300 (1)utricionales.

Las cantidades de cada uno de los nutrientes deben estar equilibradas entre sí. Más o menos debemos de seguir estas proporciones:

 

  • Las proteínas deben suponer un 10-15% del aporte calórico total. Se debe mantener un equilibrio entre los alimentos de origen animal (carne, pescado, huevos) y los de origen vegetal (legumbres, cereales, frutos secos).
  • Los glúcidos (hidratos de carbono) deben aportar un 50%-55% del aporte calórico total. Estos deben proceder de cereales integrales, frutas, legumbres y verduras.
  • Por último, los lípidos (grasas) deben ser el 30-35% de las calorías totales ingeridas. Por ejemplo, es bueno consumir aceite de oliva, por su contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), ácidos grasos omega-6 y omega-3, para el buen funcionamiento del cerebro.

 

En esta imagen de la típica pirámide image_galleryalimenticia se entiende que los alimentos básicos (base de la pirámide) son los hidratos de carbono, es decir, los que hay que consumir diariamente y en mayor cantidad. A medida que subimos de nivel esos alimentos se deben de consumir en menor cantidad y frecuencia que los anteriores. Los que se encuentran en el nivel más alto son los que menos debemos de consumir y no regularmente.

Comer de manera equilibrada y variada nos ayuda a llevar una vida saludable y nos previene de obesidad, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, diabetes…Y si la acompaña mos de ejercicio físico moderado, mejorará nuestro estado de salud.

¿A qué esperas para apuntarte?

Fuentes:

Muy interesante

Uned

        AUTOR: Susana González Miguel

Anuncios

Nomofobia


La nomofobia es el miedo que experimentan los seres humanos a estar sin el teléfono móvil.

Esta palabra proviene del término anglosajón “nomophobia” (no mobile phone phobia).

La enfermedad se produce por una dependencia máxima de las nuevas tecnologías causando en la persona nerviosismo, angustia y ansiedad. Según el estudio realizado por el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad, en 2012, el 53% de los españoles lo padecían. España lidera el ranking en Europa de jóvenes nomofóbicos, ya que el 77% de ellos padece la enfermedad.

nomofobia-portada_94951

Este trastorno hasta hace poco desconocido afecta cada día a más personas, produciéndonos una dependencia excesiva sobre nuestro teléfono móvil que nos da una sensación de incomunicación al carecer de él, ya sea porque nos lo hayamos dejado en casa, la batería se haya agotado o no tengamos cobertura. En el momento en el que el nomofóbico no puede contactar con alguien por estas razones, enloquece de tal manera que esta sensación puede provocarle desde dolores de cabeza y de estómago hasta taquicardias.

En la actualidad, una persona consulta su smartphone 34 veces al día de media, lo que delata que dependemos demasiado de la tecnología, y si este problema aumentara en los próximos años, las consecuencias sociales podrían seenfermedadr muy perjudiciales.

 ¿La padeces?

Para luchar contra este trastorno, la clave sería aprender a controlarse, es decir, desprendernos de nuestro dispositivo poco a poco y utilizarlo únicamente cuando fuese necesario y rara vez para el ocio. El nomofóbico que quiera curarse deberá respetar sus horas de sueño ( lo que implica apagar el móvil), prescindir de él durante las comidas, establecer un horario para el uso de Internet…Y para ello tendrá que poner de su parte y hacer un gran esfuerzo. Al fin y al cabo, es tan sólo un teléfono. No dejes que este te pueda.

Autor: Susana González